viernes, 23 de julio de 2010

Stellae

Porque la carne se muere
Y lo único que queda son restos de frases;
Palabrerías al viento, finitas, calientes.
La energía se pierde, cuando se transforma.

Porque la sangre se quema
Y la piel de cartón.
Lo único que tienes dentro es un corazón que bombea,
Que bombea para vivir.

Las estrellas que brillan, desaparecieron.
Su tumba es el miedo de ser olvidadas
Y su luz, su codiciosa esperanza.

4 comentarios:

Tatianísima dijo...

pará de ser tan bacán.-

El Robot Humano dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El Robot Humano dijo...

ncluso la agonia va desapareciendo, el en el camino de nuestra vida

Walter Pineda dijo...

Bien. Me gusto el uso de versos fugases que queman rapidmente.
bien Alejandro